lunes, 18 de agosto de 2008

El peligro que supone utilizar la magia negra. La ley del karma en los rituales de brujeria

Utilizar la magia negra es peligroso, pero el peligro no radica en la acción de rechazo, en el efecto de retroceso, que tanto se ha divulgado, es decir, en la creencia de que el mal regresa al punto de partida, de que vuelve como un efecto “boomerang”, al que lo ha puesto en marcha, sobre todo si la victima sabe defenderse y rompe el maleficio que se le envia.


Cuando se ejecuta un ritual de magia negra debe hacerse con plena conciencia de lo que se está haciendo y no experimentar ninguna clase de dudas , temores ni remordimientos por las consecuencias del mismo.

El peligro principal en el empleo de la magia negra radica en el hecho de que el oficiante se acostumbre a ella, puesto que ha de realizar los ritos varios días o una larga temporada, hasta obtener los resultados deseados. Esto hace que se forme en su entorno una atmósfera negativa psicomagnética que puede atraer otras fuerzas negativas del mundo invisible, de los que puede costar librarse y dar lugar a situaciones incomodas y extrañas que provocarán un mal estar al oficiante.

Por último, hay que tener en cuenta que existe una ley de causa y efecto que rige todo el universo, la ley del karma, y que el bien engendra bien y el mal engendra el mal. Por lo consiguiente, la magia negra debe emplearse solo en casos extremos y no hacer de ella un medio corriente, de lo contrario la propia psique del oficiante va contaminándose negativamente.